Project Milenial featuring news blogs and tutorials Adjustable Beds – Not Just For The Elderly! How A Dermatologist Can Help With Acne Problems Aromatherapy And Kids Amazingly Simple Skin Care Tips For People With Acne

Dólar planchado: ¿es momento de dolarizarse?

El fenómeno que impulsó la luna de miel con el dólar fue la suba estrepitosa de la tasa de interés del BCRA.

 

Durante el último mes y medio hemos visto en el mercado financiero estabilidad cambiaria fijada en ARS 14,5. El fenómeno que impulsó la luna de miel con el dólar fue la suba estrepitosa de la tasa de interés del BCRA y la salida del default luego de 15 años. En la actualidad, las tasas siguen siendo altas y a 35 días las Lebacs rinden 37,5%, es decir, más de un 3% mensual. Por lo tanto, si pensamos que el dólar no va a tener nuevos sobresaltos y que el techo debiera ser ARS 16 para los próximos meses, bienvenidas las tasas altas. Sin embargo, no sólo el sentido común nos indica que es poco probable que este fenómeno se extienda en el tiempo y Argentina próximamente deberá bajar su tasa de interés si desea volver a la senda del crecimiento. Por ello, conviene anticiparse al mercado y empezar a invertir y capitalizarse en dólares? O debemos esperar y seguir invirtiendo al 3% mensual en pesos?

 

El fenómeno de las tasas en 38% anual

 

Si tuviéramos que haber hecho una predicción a principio de este añocon respecto al tipo de cambio fines de Mayo de 2016, muy pocos hubieran tenido la certeza de ubicar al dólar debajo de ARS 15. Es más, si nos remitimos a los primeros dos meses del año, el tipo de cambio tuvo una fluctuación de ARS 13,5 en Enero y llegó a fines de Febrero a niveles de ARS 16, es decir que hubo una depreciación en menos de 60 días en el orden del 20%. A pesar de la altísima volatilidad y depreciación del primer trimestre, la actualidad es completamente distinta y hoy el dólar se ubica en ARS 14,5 contenido por expectativas futuras de ingresos de dólares y las altas tasas que convalida el BCRA.

 

¿Qué significan las tasas en 38%? Cuánto tiempo más pueden mantenerse en estos niveles?

 

Las tasas en estos niveles indican que el plan macroeconómico del gobierno tiene una tinte gradual, es decir, se evitó el shock en la reducción del gasto público, pero el costo financiero se evidencia en que el BCRA hace más de 7 semanas convalida una tasa del 38% para contener las expectativas de suba de tipo de cambio. A diferencia de lo que sucedía en otro momento, el mercado financiero apuesta al peso porque el rendimiento que se puede traducir en dólares con un tipo de cambio planchado es altísimo. No sólo inversores argentinos toman semanalmente posición en Lebacs a 35 días sino que este nivel de tasas despertó el interés extranjero. Si uno analiza el mercado de futuros, a Diciembre de 2016 el dólar se ubica en ARS 16,58, es decir, se estaría convalidando una depreciación del 14% para los próximos meses. Sin embargo, si las tasas se mantuvieran al ritmo del 3% mensual, el inversor estaría cubierto hasta una suba en Diciembre en el orden de ARS18. Para resumirlo, un inversor podría tener una rentabilidad mayor al 10% en dólares si las condiciones de mercado se mantienen a lo largo de los meses. Por eso, nadie discute que en estos niveles de tasas las Lebacs han sido las protagonistas. Sin embargo, las mejores decisiones de inversión muchas veces pasan por anticiparse al mercado y a los posibles cambios que puedan suceder en las próximas semanas o meses con respecto al tipo de cambio y al nivel de tasas.

 

Otra mirada en el rendimiento de las Lebacs

 

Volviendo a hacer un ejercicio de predicciones, si uno hubiera estimado que la tasa de interés del BCRA durante varios meses del 2016 se ubicaría en el orden del 38%, muy pocos hubieran convalidado lo que finalmente sucedió.Para la gestión anterior, mantener la tasa de interés en términos reales positiva fue casi una utopía, y durante meses/años los pequeños ahorristas argentinos convalidaron una tasa de inversión negativa ya que la inflación se ubicaba en el orden del 25/30% anual y la tasa de interés también. Sin embargo, si analizamos lo que sucede en Argentina en la actualidad, no estamos lejos de lo que sucedía meses atrás. La inflación de nuestro país acumula una suba del 24,7% en el 2016 mientras que las proyecciones más optimistas ubican que a partir de los próximos meses la tasa de inflación mensual rondara el 1,5% - 2%. Es decir, que si asumimos una tasa del 2% mensual para los próximos meses, la inflación acumulada en Diciembre se podría ubicar en el orden del 38%. Mientras que la Lebacs rinden 38% anualizada en el tramo corto de los 35 días.

 

Las expectativas juegan un rol fundamental

 

A diferencia de la gestión, el nuevo gobierno ha logrado algunas hazañas financieras que lo ubican en un escenario macroeconómico diferente con el que convivió el gobierno anterior. Tanto la resolución al conflicto con los holdouts luego de quince años y la salida del cepo cambiario han sido dos medidas muy importantes en el orden económico del país, que probablemente alimenten un mediano plazode mayor crecimiento económico. Hace varios meses se hablaba de un posible blanqueo financiero para atraer y engrosar el flujo de dólares a nuestro país. En el día de ayer, el ministro de hacienda confirmó que se está estudiando una medida para la exteriorización de capitales. Esta noticia sumado a las decisiones económicas enunciadas anteriormente, generan mayor expectativa en los inversores. Es decir, una de las posibles razones de por qué el dólar no sube y los inversores hoy apuestan al peso es que anticipan que la falta de dólares, que fue uno de los mayores males de la gestión anterior, desaparecerá en esta nueva etapa de Argentina. Por ello, si uno piensa que Argentina podrá sortear las dificultades económicas del corto plazo, probablemente el mediano plazo sea un escenario muy distintos al actual y la economía argentina retorne a la senda del crecimiento con un peso fuerte.

Sin embargo, como hemos dicho en columnas anteriores, nuestra visión es que el 2016 será un año de alta volatilidad cambiaria y recién cuando se restablezcan índices confiables para medir la inflación, se exponga en detalle un plan anti inflacionario del BCRA que se cumpla y se referencie cómo se va a reducir el déficit fiscal que afecta a nuestra economía, podremos convivir con un tipo de cambio más estable que brinde confianza y seguridad al inversor. Así, posicionarse en pesos no sólo será por unos meses debido a la oportunidad de tasas sino que las nuevas inversiones podrán enfocarse en pesos asumiendo plazos más largos de tiempo.